lunes, 23 de marzo de 2015

La casa organizada

Tener la casa bajo control no siempre es fácil. Hay muchos factores que influyen en esto. Uno de ellos es el tiempo del que disponemos, desgraciadamente a veces no es mucho. Pero otro importante es nuestro modo de ser más o menos ordenado, más o menos sistemático.


Si queremos que nuestra casa funcione, necesariamente hay que establecer rutinas. La buena noticia es que, aunque seamos un poco desordenados y caóticos, podemos aprender y hay algunos trucos:


  1. Antes de organizar nada, reducir volumen. Es decir, simplificar, tirar. Quitar cosas de en medio. A veces nos da pánico pensar que luego lo vamos a necesitar. Un truco es meterlo en una caja y a los seis meses, si no lo hemos necesitado, tirarlo.
  2. No dejar cosas para colocar después. Si vamos a tener que guardar algo. llevarlo a su sitio en el momento. Se tarda tanto como dejarlo en otro sitio para luego. Esto va desde las cartas que llegan: facturas con facturas, hasta la ropa que dejamos de usar o llevamos a lavar. Hasta el final. No sitios de paso para las cosas.
  3. Escribir las cosas pendientes. Tener cosas pendientes que hacer con el sobresalto de que se nos pueden olvidar, genera mucho estrés. Es mejor hacer listas y tenerlas a la vista. Cada cosa que la veamos antes de que se nos olvide. Por ejemplo, si hay que llevar algo a la tintorería o recoger unos zapatos, el papel en la llave del coche o con la llave de casa, para verlo al salir, etc.
  4. Dejar todo siempre recogido y limpio. Si se acumulan las cosas y el desorden, luego no podemos con todo. Sin embargo no cuesta nada mientras hacemos algo ir recogiendo o limpiando.
  5. Establecer rutinas. Tener hora para hacer las cosas. ser automáticos nos ayuda a poder integrar durante el día otras cosas y a tener control del orden y de nuestro tiempo.
  6. Aprender a decir NO. A veces nos apura decir no a alguna cosa y acabamos sin llegar ni a lo que teníamos previsto, ni a lo que hemos añadido. Cuando tenemos control de nuestro tiempo sabemos lo que cabe y lo que no cabe.


Todo esto nos ayudará también a acumular menos estrés y a reaccionar mejor ante las cosas del día a día y ser capaces de resolver los problemas de forma más positiva y efectiva.

No hay comentarios: