viernes, 19 de julio de 2013

El verano y la dieta

 Antes de empezar el verano ya parece una obsesión empezar una dieta que nos permita recuperar la talla del verano anterior y poder tomar el sol con cierta dignidad. Pero ya metidos dentro del verano, parece que se nos olvida.
 
Se puede disfrutar del verano sin demasiado esfuerzo. Es cuestión de seguir algunas reglas y no olvidarlas en los momentos inoportunos.
 
  • Es importante beber bastante líquido: Agua, zumos, tomar frutas. El agua y lo unos naturales son más aconsejables que las bebidas gaseosas o azucaradas.
  • Es bueno algún heladito, pero no abusar. Lo de tipo sorbete son menos calóricos que los que contienen chocolate o grasas más calóricas.
  • En la comida las ensaladas son frescas, saludables y tienen bastante valor de saciedad (sensación de tener el estómago lleno) Puedes añadirles huevo duro, atun, espárragos. Pero en ese caso puedes considerarlo un plato fuerte de manera que te ahorres unas patatas o un gran plato de pasta o arroz.
  • Evita quedar a cenar que es cuando puedes controlar menos la cantidad que comes y es preferible hacer una cena ligera. Puedes quedar por la tarde o a comer que siempre te permitirá hacer una cena más ligera.
  • Aprovecha para hacer algo de ejercicio. Es bueno tomarse la vida con calma: leer, tomar el sol. Pero también es buena ocasión de pasear, montar en bici o nadar un poco.
  • Intenta tomar proteínas, pero más bien con alimentos limpios: carne a la plancha, queso, jamón, huevo. Evitando platos o guisos más calóricos.

En todo caso, no te importe quedarte a veces con un poquito de hambre que siempre te ayuda a sentirte después mejor. Y procura controlar tu peso de vez en cuando para poder evaluar si lo que estas haciendo es lo correcto.

Disfruta de las vacaciones :)